La enfermedad de Peyronie es una condición por la cual se desarrollan placas fibrosas (o tejido cicatricial) a lo largo del eje del pene. Las placas pueden causar deformidad en el pene, erecciones dolorosas y dificultades con las relaciones sexuales. Puede curvarse o adoptar una forma de reloj de arena cuando el pene está erecto.

La enfermedad lleva el nombre de François Gigot de la Peyronie, el cirujano francés que la describió por primera vez en 1743.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • medicamentospor vía oral,
  • medicamentosaplicados en el pene o inyectados en el tejido cicatricial,
  • elestiramiento,
  • losláseres y el tratamiento eléctrico,
  • lacirugía son otras opciones.

En casos raros, la enfermedad de Peyronie puede desaparecer por completo, pero la mayoría de los hombres encuentran que permanece igual o empeora con el tiempo.

Cómo puedes saber que tienes la enfermedad de Peyronie? Síntomas de la enfermedad.

Las personas con la enfermedad de Peyronie pueden sufrir de:

  • Ereccionesdolorosas, así como áreas de engrosamiento a lo largo del eje delpene.
  • Ejecurvado, angulado o distorsionado del pene: más evidente cuando elpene está erecto.
  • Cómolos médicos diagnóstican de la enfermedad de Peyronie?

En la mayoría de los casos, los dos síntomas anteriores serán evidencia suficiente para que tu médico pueda diagnosticar la enfermedad de Peyronie. En ocasiones, pueden recomendarte que te sometes a una ecografía dúplex para mostrar la circulación sanguínea del pene.

Normalmente, el médico querrá medir la curvatura o distorsión del pene mientras está erecto, lo que puede evaluarse mediante fotografías que haya tomado en tu casa o (más exactamente) utilizando una bomba de vacío o una inyección en el eje para estimular una erección.

Qué tratamiento usan los médicos para la enfermedad de Peyronie?

Opciones no quirúrgicas

Hay muchas opciones de tratamiento no quirúrgico disponibles, pero no se ha comprobado que funcionen para todos los pacientes. Éstos incluyen:

Medicación: medicación oral y / o tópica.

Inyecciones: el medicamento inyectado en las placas puede mejorar el dolor, el tamaño de las placas y la cantidad de flexión en el pene.

Estiramiento o tracción externa del pene, que implica el uso de un dispositivo que estira el pene, con el objetivo de mejorar la longitud del pene y reducir la deformidad.

Dispositivos de vacío: estos estiran el eje creando un vacío alrededor del pene.

Cirugía de la enfermedad de Peyronie

La cirugía es el único tratamiento que garantiza tener un efecto beneficioso sobre la enfermedad de Peyronie. La cirugía solo se ofrecerá a los pacientes una vez que se hayan establecido los cambios causados por la afección, que normalmente toma entre 12 y 18 meses.

La cirugía no está exenta de riesgos y puede incluir un acortamiento del pene y existe la posibilidad de que la distorsión regrese. Si tu prepucio ya está apretado, es posible que necesites una circuncisión, ya que puede ser aún más apretado después de la operación. Algunas personas informan que sienten nudos o puntos debajo de la piel. Debes considerar cuidadosamente todos estos problemas antes de acceder a la cirugía. Las posibles opciones incluyen:

Terapia de ondas de choque extracorpóreas: las vibraciones de las ondas de sonido se utilizan para romper las placas fibrosas duras. Las ondas de choque son entregadas por un dispositivo fuera del cuerpo.

Procedimiento para realizar una cirugía Nesbitt: extirpar parte del tejido del lado del pene opuesto a la placa. Esto endereza pero acorta el pene.

Placa de corte: a veces se combina con la inserción de una varilla de plástico (prótesis) para contrarrestar cualquier acortamiento.

Cirugía con láser: se utiliza un láser de dióxido de carbono para diluir la placa.

Plicatura: doblar el tejido normal sobre sí mismo en lugar de retirarlo por completo.

Si tienes una versión leve de la enfermedad que no causa mucho dolor, si eres eres sexualmente activo, o tiense pocas o ninguna dificultad con las relaciones sexuales, puedes decidir que no quieres el tratamiento. Alrededor del 13% de los pacientes se recuperan de sus síntomas sin tratamiento.